Juguemos en el Bosque (mientras que el lobo está…) nace como una metáfora basada en el cuento “La Caperucita Roja”. Nuestro bosque hace alusión a las ciudades llenas de peligros y a las sociedades que olvidan a los niños vulnerables a merced del “lobo”. El nombre también quiere hacer referencia a la importancia del JUEGO Y LA DIVERSIÓN en los procesos de aprendizaje como elemento equilibrador ante las amenazas del mundo exterior.

La Fundación Juguemos en el Bosque, es una entidad sin ánimo de lucro que nace como iniciativa de su fundador Lucas Velilla, quien comenzó esta labor social a los 15 años de edad cuando sus vacaciones las dedicaba a compartir con los niños de hogares infantiles… y así fue como comenzó todo.

En el 2007, gracias a la llegada de nuevos voluntarios dispuestos a acompañar a los niños, se siembra la semilla de un hermoso proyecto liderado por jóvenes comprometidos, que como en todos los cuentos, buscan un final feliz.

POLITO en el 2012, se unió a este gran proyecto, porque cree en él, en su filosofía, en sus valores y orientación y muy importante: se identifica con la esencia de la marca: LA DIVERSIÓN, y quiere entregar alegría a los niños que viven, día a día, situaciones difíciles a todo nivel.

JUGUEMOS EN EL BOSQUE + POLITO entregará diversión, juego, aventura, cumplirá sueños, a los niños menos favorecidos, que pertenecen actualmente a hogares o instituciones ya establecidas, pero que por falta de recursos, estas instituciones no pueden entregarles entretenimiento y momentos inolvidables.

Paseos mágicos, aventuras extremas, conocer el mar, viajar en avión, vivir momentos con los amigos, desarrollar habilidades en el canto, la música, la culinaria, la actuación, los deportes, serán el enfoque de esta hermosa alianza día tras día.